Yo soy otro. Bitácora de un performance. Colectivo PerroRabioso

Yo soy otro
Bitácora de un performance

Yo soy otro es un juego con el tiempo en el presente, en colocarse en el lugar del otro, en otro colocarse en mi lugar. No parte de certezas sino de interrogantes como si el tiempo es lineal o circular, si el espacio es lo que es o lo que uno percibe de lo que es, si la obra es lo que sucede con el público, entonces la obra no termina cuando yo bajo del escenario sino que el tiempo trasciende en el otro, es algo que ya no me pertenece mas. Formulo preguntas sin intentar llegar a respuestas. Busco el espacio del sonido, el tiempo de la mirada y la ubicación siempre en presente en el momento de la presentación de la obra, busco dar importancia a lo que no se ve y dar espacio para que las cosas ocurran. La obra se va modificando, evolucionando con cada experiencia, nutriéndose de cada presentación, no pretende llegar a un lugar fijo sino estar en constante movimiento, en constante cambio, en referencia a su esencia, porque así es el presente. De cada presentación emito una descripción objetiva de lo sucedido a modo de bitácora que forma parte de la obra misma.

1ra. Presentación. 1 de junio del 2005. Sala Zitarroza, Montevideo.

Primera parte

Se proyecto un video realizado el día anterior, un video compuesto en cuadriculado por 9 videos de tomas cercanas de mi propio cuerpo acostado en mi cama. El sonido es un ruido intermitente que marca los segundos.

Yo me encontraba entre el público, desde que este comenzó a entrar en la sala. Observé el video hasta que decidí que el tiempo era suficiente, me levanté, avancé entre el público hacia el escenario, ascendí y tomé un micrófono. Dije -Tamara Cubas, 32 años, 1 de Junio del 2005, Sala Zitarroza, Montevideo, Uruguay-. Stop. Y el video de la proyección se detuvo.

Segunda parte

Tomé el micrófono, un rollo de cinta de papel y un marcador, me dirigí a un punto, corte un pedazo de cinta, lo pegué en el piso y escribí Catalina, tomé el micrófono y dije Catalina. Luego fui a otro lugar repetí la operación diciendo Florencia y así sucesivamente hasta llegar a 5 espacios y nombres, Miguel, Carolina y Flora. Dejo el micrófono al lado y me paro en el primer punto marcado con Catalina. Ejecuto una frase coreográfica que me coreografió Catalina en base a un texto de un recuerdo mío que le proporcione el día anterior a la presentación, ella debía basarse en ese texto y en mi condición actual (nótese que estoy recientemente operada de una hernia de disco y por lo tanto mi movilidad se ve reducida). Las 5 personas mencionadas coreografiaron una frase de movimiento al igual que Catalina. Cuando termino con Catalina voy al sitio de Florencia y ejecuto la frase de movimiento de Florencia y así sucesivamente hasta completar los 5.

He aquí los textos de cada uno.

Catalina: Hilversum 2001 / Enero 14.00

De repente me di cuenta de que estaba en el lugar equivocado. Fui a la oficina del director y le plante que me iría pues no tenia nada que ver con ese lugar. Luego de una hora de charla me enfrenté a mi grupo y les comuniqué lo mismo. Al salir del edificio me di cuenta de que todos mis hilos con esa ciudad estaban conectados con ese curso. Di media vuelta y volví.

Caco: Buenos Aires 2004 / Abril 20:30

Decido volver caminando, en la avenida me cruza corriendo un hombre, detrás una mujer gritando que fue robada. Más adelante patrullas y camionetas de granaderos. Doblo una esquina y me encuentro con un mar de gentes, muchos miles que sostienen velas y gritan consignas. Me sumerjo en el medio de la muchedumbre y me dejo llevar por la sensación de pertenecer a algo, sin conocer que reclaman y sin querer preguntar.

Miguel: Rivera 12.00 / Enero 2005

El doctor me anunció que en unos segundos me dormiría. Luego me dijeron que habían sido 4 horas lo que sentí como si apenas hubiera cabeceado. Me desperté al sentir que me ahogaba cuando me sacaron el tubo de la garganta. Parecía que mi espalda estuviera apoyada en un colchón de vidrios.

Florencia. Roma 1998 / Junio 10:00

La fila avanza, conforme me acerco a la señora que recepciona los boletos mas fuerte es la sensación de que no quiero ir en esa dirección, no al menos hoy, pero prometí que lo haría. Buenos días, muchas gracias. Asiento 24, Pasillo a la derecha.

Flora. Montevideo 1985 / Julio 17.00

Al salir hacía mucho viento y un frío que no había sentido antes. Cuando llegamos una cantidad de personas se nos acercaron y nos saludaban, besaban y abrazaban muy emocionados. Nos los presentaron como familiares, no conocía a nadie.

Todas las frases de movimiento me las pasaron el día anterior o el mismo día de la presentación.

Luego de realizar una vez las diferentes frases en los lugares señalados comencé nuevamente por el primero, en esta ocasión se emitió el texto correspondiente a la frase en voz, previamente grabada por un amigo, Horacio, fui recorriendo los lugares y las frases acompañando la voz en off. Los textos de a poco comenzaron a mezclarse y yo fui jugando a mezclar improvisadamente los fraseos, hasta ir generando algo nuevo en ese presente.

Luego de transcurrido unos minutos y los textos superponerse casi al extremo, me dirigí al micrófono y dije play. Comenzaron a proyectarse fotos sacadas de la acción anterior desde diferentes puntos de vista. Mientras corría el slide show, me dirigí a la esquina derecha de adelante y comencé a desvestirme. Me acomodé el pelo y el sutien. Todo a tiempo real.

Tercera parte

Cuando terminé, tome una camarita remota muy pequeña y atravesé el espacio en diagonal atrás, para la puerta de salida del escenario, prendí la cámara y se proyectaba en la pantalla un primer plano de mis ojos. Salí por el costado y luego salí del teatro a la calle por la puerta posterior en ropa interior, el público continuaba viendo la imagen de mis ojos, fui relatando en tiempo presente todo lo que veía, -un señor con una coca baja la vereda, una señora me cruza, detrás dos niños, etc. Recorrí todo el trayecto hasta ingresar por la entrada principal del teatro, allí me esperaba Catalina, quien me ayudó a colocarme los artefactos que hacen que la cámara sea remota y sus correspondientes baterías con leuco a mi espalda y los cables y la cámara a mi brazo y mi mano. Entré en la sala, avancé por la platea y subí al escenario, previamente había colocado parlantes en el escenario. Comencé a correr en círculo en el escenario, el sonido amplificado del ritmo de la corrida salía por los parlantes, al mismo tiempo que sonidos de acoples al pasar cerca de ellos. Se proyectaba las imágenes que captaba la camarita que ahora estaba pegada a mi mano.

Luego de correr unas cuantas vueltas, me dirigí cerca de un parlante. Mi espalda estaba sudada y el leuco se despegó, teniendo yo que sacarme los aparatos de mi espalda y depositarlos en el suelo, quedando la cámara en mi mano. Este no era lo planeado. Comencé a moverme jugando con los sonidos de acoples producidos por la cercanía de la cámara del parlante y las imágenes de cámara tomando partes de mi cuerpo. Luego de un par de minutos fui llevando la cámara hasta introducirla en mi boca, por ser infrarroja se veía mi garganta, se amplificaba el sonido de la respiración. Mantuve esta acción hasta que mi respiración se normalizó. Entonces apagué la cámara, me dirigí al micrófono y dije -Fin- Y me retiré del escenario, sin saludar al público. Sencillamente me olvide.

El sonido fue monitoreado y trabajado en vivo por Francisco al mismo tiempo que operó las imágenes.

Texto extraído de:
www.perrorabioso.com